(Henri-Pierre Grouès; Lyon, 1912 - París, 2007) Sacerdote católico francés que consagró todas sus energías al servicio de los más pobres y desheredados, fundador de las Comunidades de Emaús. A los 18 años entró en la orden de los capuchinos, atraída por su vida eremítica, por su idiosincrasia popular y por su cercanía a aquellos que son considerados los más pobres de la sociedad. Ordenado sacerdote el 24 de agosto de 1938, la fragilidad de su salud le obligó a dejar la orden y entrar al clero secular. Movilizado como suboficial en 1939, una pleuresía pone en peligro su vida y le obliga a una larga convalecencia.

Durante el tiempo que fue vicario de la catedral de Grenoble, arriesgó su vida ayudando a atravesar la frontera a decenas de judíos que huyen de la persecución nazi y toma parte activa en la organización de grupos de resistencia contra los alemanes en Chartreuse y en Vercors. Fue entonces cuando cambió su nombre de pila por el de Abbé Pierre. Acabada la guerra, fue elegido diputado por Meurthe-et-Moselle para seis años (1945-1951), en las filas del Movimiento Republicano Popular, pero, aunque formó parte de la mencionada organización política, no se limitó a aceptar el programa del mismo, sino que prefirió anclarse en el Evangelio. Haciendo uso de su facultad de diputado, presentó un proyecto de objeción de conciencia, y se adhirió al Movimiento Federalista Mundial, dentro del cual participó en algunas misiones internacionales.

Él mismo acomodó un edificio abandonado en los alrededores de París para fundar un Albergue Internacional de la Juventud. En 1949, el Abbé Pierre fue llamado para atender a un asesino que intentaba suicidarse. Logró salvarlo con este razonamiento: "No tengo nada que darte. Puesto que quieres morir, no tienes nada que perder. Entonces, préstame tu ayuda para ayudar a los demás". El hombre aceptó y se convirtió en el primer hermano de las Comunidades de Emaús, que quedaron fundadas ese mismo año. Las comunidades son grupos, que, como el propio Pierre explicaba, no solamente proporcionan a los pobres de qué vivir, sino "una razón para vivir".

Algunos de sus compañeros tuvieron entonces la idea de orientar a la comunidad hacia el oficio de "trapero": buscar entre los desperdicios todo aquello susceptible de ser reciclado y, por tanto, de proporcionar algún ingreso. Así, el Abbé Pierre se convirtió en trapero entre los traperos.

El fallecimiento del religioso se produjo el 22 de enero de 2007, en el hospital militar Val-de-Grace de París debido a una afección pulmonar a la edad de 94 años, siendo anunciado por el Presidente de la República, Jacques Chirac. Numerosas personas asistieron a los oficios y a su entierro el 26 de enero en la Catedral Notre Dame de París entre las cuales se encontraban el mismo Presidente y miembros del Gobierno francés junto a compañeros de Emaús

"Sólo se posee verdaderamente aquello que uno es capaz de dar"